Gozar Leyendo # 63: Twain y Kipling

Julio-2017-segunda quincena

Apuntes, d.j.a.

Las aventuras de Tom Sawyer (Sexto Piso) de Mark Twain.-

En el estudio-biblioteca de un amigo mío hay dos grandes retratos de Poe. En ese mismo recinto habita una gran cantidad de ballenas de marfil, de plata, de cerámica, de madera, de piedra, de etcétera, a modo de infinito homenaje a Herman Melville. Entonces inventé, fiel a la evidencia, que para mi amigo, Poe es el mejor escritor estadounidense del siglo XIX los días lunes, miércoles y viernes. Y que Melville lo releva los martes, jueves y sábados.

Por mi parte, pienso que mi amigo tiene razón tanto los lunes como los martes. Y añado que otro amigo mío, también tiene razón cuando proclama con su culto entusiasta a Walt Whitman como el mejor escritor gringo del XIX.

Hasta donde vamos, el mejor son tres, y no hemos llegado porque yo pienso que, cuatro, es Mark Twain (1835-1910): lo que no merma nada a mi veneración por Arthur Gordon Pym, por Moby Dick y por Hojas de hierba. Pero el mejor es Twain.

Leer a Mark Twain produce alegría. Twain es imaginativo, gracioso y agudo. Es divertidamente serio y seriamente divertido, las dos cosas al tiempo, cosa imposible que él consiguió. Twain es irreverente, malicioso, capaz de mostrar la falsa moral, el poder por el poder, la estupidez del rico, del burócrata, del puritano, la mojigatería, la corrupción, la esclavitud, la intolerancia, el dogmatismo, el autoritarismo, la mentira y el culto al dinero. Todo eso lo hace sembrando en la mente del lector una euforia sólo comparable a la que producen las mil y una noches, o Cervantes, o los finales de Verne.

las-aventuras-de-tom-sawyer-mark-twain-y-pablo-auladell
Y para demostrar que Mark Twain es el mejor escritor del siglo XIX, con todo y que todos sus libros son su mejor libro, el mejor sigue siendo Las aventuras de Tom Sawyer, y al fin aterrizo en el tema, que es la traducción de Las aventuras de Tom Sawyer que hizo Mariano Peyrou y que acaba de editar Sexto Piso con ilustraciones de Pablo Auladell. El mérito de esta traducción es que conserva la gracia y la frescura de Twain, tan excepcionales en esta novela de tantas lecturas posibles, todas tan enriquecedoras. Es muy seguro que, si bien coincide la edad, ser niño en USA en la mitad del siglo XIX era una cosa completamente distinta a ser niño en Santa Rosa o en Medellín en la mitad del siglo XX. O a ser niño hoy. Y, sin embargo, lo entrañable del cuento de Twain se mantiene incólume con el paso de los años. Y le pasan a uno esos años y aquella fascinación del niño que fui se mantiene con toda su belleza y todo su color. Las aventuras de Tom Sawyer es una novela para leer y releer, con más razón todavía ahora que aparece esta impecable traducción de Mariano Peyrou.

América (Pre-Textos) de Rudyard Kipling.-

En 1889 Rudyard Kipling (1865-1936), todavía muy joven, todavía periodista, emprendió una vuelta al mundo como corresponsal del periódico hindú donde trabajaba. Pre-Textos publicó el tramo de su viaje a Estados Unidos entrando por San Francisco, pasando por Salt Lake City y terminando en Chicago. La traducción es de José Manuel Benítez Ariza. El libro se devora. Kipling es mordaz con la American way of life que observó; los gringos, muchos de ellos inmigrantes, le parecieron vulgares, violentos, burdos, prosaicos, aunque anota la cualidad, para él, del patriotismo, la vanidad de pertenecer a su lugar de residencia. Tiene capítulos excepcionales dedicados a una de sus pasiones, la pesca; otro, sobrecogedor, referente al matadero de Chicago (sobre el que, decenios después, escribirá Norman Mailer); varios sobre el parque nacional de Yellowstone y otros, ácidos y mordaces, dedicados a Salt Lake City y a los mormones. Un libro excelente.978-84-15576-92-1

Algunas frases de América de Kipling.-

-¿La política en América? No existe. No hay más que rebatiña. Eso es todo. Nos peleamos con toda el alma por contratas de tranvías, contratas de gas, contratas de carreteras y cualquier maldita cosa con la que se pueda ganar deshonestamente un dólar, y a eso llamamos política. Sólo los más infames se presentan al Congreso y al Senado… El Senado del pueblo más libre de la tierra está formado por esclavos atados a algún dichoso monopolio. Si yo tuviera dinero suficiente, podría comprar el Senado de los Estados Unidos y la totalidad de la bandera estrellada.

-No entiende el trabajo. Tiene un don natural para la charla y puede beber hasta tumbar a cualquiera. Esas tres cualidades lo convierten en un político de primera.

-Debe ser horrible vivir en un país en el que hay que explicar que realmente eres de allí.

-Nunca ha existido un pueblo que sepa gobernarse a sí mismo.

-Todos escupían. Escupían por principio. Había escupideras en la escalera, en todas las habitaciones… e incluso en dependencias todavía más sagradas. Por más que se recluyese uno, te perseguían. Pero donde alcanzaban su máximo esplendor era en el bar; y todas, a pesar de lo mal que olían, tenían uso.

-A las claras me hallaba muy lejos de la inocencia de Oriente, y había llegado a un país donde un hombre debe velar por sí mismo. (…) El hombre blanco en masa es malo.

-Lo primero que me han enseñado es que el dinero lo es todo en América.

-Como ustedes saben, el americano no bebe en las comidas, a diferencia del hombre sensato. Es más, no hace comidas; se atiborra durante diez minutos tres veces al día.

-Decenas de hombres me han dicho, con no falso orgullo, que antes de implicarse en los asuntos públicos de la ciudad o el estado preferirían rastrillar estiércol.

-Estoy locamente enamorado de unas ocho muchachas americanas, cada una de las cuales sería el no va más de lo encantador si no existieran las otras siete.

-A una persona que lleva una pistola bien se le puede llamar cobarde, alguien a quien no se debe admitir en ninguna cantina, club o reunión de gente civilizada. No hay caballerosidad ni romanticismo en las armas.

-Sólo hay una cosa más estremecedora que el silencio del tigre en la jungla, y es el silencio del castor en el agua.

-El nexo de unión entre los estados es asombrosamente tenue. Mientras éstos se abstengan de invadir el Distrito de Columbia, sentarse en las estatuas de Washington e inventar un bandera propia, pueden legislar, linchar, cazar negros en los pantanos, divorciarse, construir ferrocarriles y desmandarse a su antojo.

-Son brutos en extremo, están casi más pagados de sí mismos que los ingleses y son vulgares, tan aparatosamente vulgares como una pirámide de Egipto cubierta de adornos de azúcar, como un pastel de navidad. Son arrogantes, anárquicos y tan informales como arrogantes; pero les tengo afecto.

-Más adelante, cuando las proporciones estén ajustadas y el americano vea las posibilidades de su tierra, producirá cosas que dejarán boquiabierto al otro decadente hemisferio.

-He caído en una ciudad, que llaman Chicago. Los demás sitios no cuentan. (…). Este lugar es la primera ciudad americana con la que he dado. Alberga a más de un millón de cuerpos de personas y se alza en la misma clase de suelo que Calcuta. Después de haberla visto, siento el apremiante deseo de no volver a verla. La habitan salvajes (…) nunca he visto tantos blancos juntos, y jamás semejante colección de desdichados.

-Diez horas pasé en esa selva enorme, recorriendo decenas de kilómetros de esas terribles calles y empujando a unos cuantos centenares de esas gentes horribles que hablaban de dinero con voz nasal.

Diccionadario

La palabra verdad no es verdadera”.

Tomado de Diccionadario (Editorial Pre-Textos):
Tomingo: día para beber.
Punzocortante: lo mismo que cortopunzante.
Badajo: ajo malo.
Tontología: ciencia de los tontos abstractos.
Otontología: técnica para tratar la dentadura de los bobos.

aquetaciÛn 1


Avisos y noticias

Números anteriores de Gozar Leyendo.- 

Consulte todas las entregas de Gozar Leyendo aquí.

Suscripciones.-

Si desea recibir Gozar Leyendo en su correo, solicítelo gratis a la siguiente dirección: gozarleyendo@lunalibros.com

La misma dirección para sus comentarios. Reenvíelo a sus amigos o, si lo prefiere, suscríbalos: basta que nos envíe su dirección.

Para asegurar que reciba nuestros mensajes, incluya gozarleyendo@lunalibros.com y lectorlunatico@lunalibros.com en sus contactos.

De nuestros lectores.-

“Leo tus reseñas con interés y gusto. Voy a buscar el libro de Frans de Waal. Gracias a ti. Un abrazo”. Orlando González.

“Buenas tardes, gracias por sus enseñanzas literarias y la recreación. Eso es: “aprender gozando”. Un abrazo”. Héctor Hernández Mateus. 

¿Gozó leyendo? Comparta este boletín…Facebooktwittermail